« Programas de Doctorado (PhD): necesidad de reformas | Main | Leadership and learning are indispensable to each »

Thursday, 20 October 2005

Comments

Fernando Jimenez

El problema de líderes corruptos, muy especialmente en países subdesarrollados, en muchos de ellos la fortuna personal del presidente supera con creces la dueda externa del pais, plantea el papel que deben jugar las escuelas de negocios en este campo.
La única posibilidad que tienen este tipo de paises, para poder superar las crisis endémicas, la corrupción y la falta de libertades, es bajo mi punto de vista el incremento del nivel formativo de sus ciudadanos. Este cambio no puede realizarse de abajo hacia arriba, es decir incrementando la formación básica y creando una base de estudiantes que poco a poco vayan poblando las universidades. Y digo que esto no es posible, ya que la mayoría de los ciudadanos bastante tienen con procurarse lo mínimo indispensable para sobrevivir. Me parece más factible formar una élite, capaz de imponer cambios, unas veces desde fuera y especialmente desde dentro de las instituciones. Esta élite podría empezar a forjar un cambio de mentalidad e ir introduciendo reformas que mejoren la seguridad jurídica, la inversión, el desarrolla y la apertura al exterior y sobre todo ofrecer un recambio para cuando las circunstancias sean propicias.
Las escuelas de negocios deberían ser un vivero formativo para estas personas, ofreciendo sus servicios a las instituciones internacionales y paises del tercer mundo, asumiendo el compromiso no sólo de proporcionar expertos excelente formados, sino también de inculcar un estilo adecuado de liderazgo y de ética en los negocios.

The comments to this entry are closed.